Palma en el Miraflores de hoy

Por: Guillermo Guedes, Director de la Casa Museo Ricardo Palma

Si Don Ricardo Palma regresase a la vida por un día, es muy probable que visitara una de las tantas cafeterías de nuestro distrito a tomarse un buen café negro para conversar con sus amigos y vecinos, leer los periódicos del día, firmar autógrafos y terminar con una tertulia literaria.  Y es que el célebre autor de Tradiciones Peruanas tuvo su primera casa en su amado Miraflores en el lugar donde ahora está la Tiendecita Blanca, y la segunda, donde vivió sus últimos seis años de vida, a pocas cuadras en la calle General Suárez 189, hoy una Casa Museo llena de recuerdos. Don Ricardo acostumbraba salir a pasear a la alameda que hoy lleva su nombre y disfrutaba mucho de conversar con la gente que tanto lo admiraba.  Quienes de Lima querían visitar a Palma tenían que hacerlo viajando primero en tren y después en tranvía.  Hoy en esa ruta están la Vía Expresa y el Metropolitano. Ambas obras maravillarían a Don Ricardo, y también el notable estado de la Huaca Pucllana, que en su época era llamada Juliana y sobre la cual escribió la Tradición El Carbunclo del Diablo.  Palma llamaba a Miraflores “pueblito poético” por sus alamedas sembradas con pinos y huertas con aromas frutales.  El “viejito socarrón” se sorprendería también con las playas de la Costa Verde, ya que antes el mar llegaba hasta los acantilados y solo unos pocos valientes se aventuraban a nadar en unos incómodos bañadores.  Ciertamente el bullicio, el tránsito y los diversos comercios le llamarían mucho la atención y trataría de conversar con los jóvenes para preguntarles sobre esos extraños aparatos con los que hablan o escuchan música.  Más tarde visitaría su casa de la calle Suárez y se sorprendería gratamente de su buen estado de conservación.

Se acaba el día y probablemente veríamos al Tradicionista, muy emocionado, dejando unas flores en el Parque Reducto por los héroes que allí cayeron y están enterrados. Allí volvería a recordar cuando vio a Cáceres en su caballo gritando ¡Pararse muchachos, Viva el Perú! y al Capitán de Navío Juan Fanning avanzando con bayoneta calada con los bravos infantes de marina hacia la gloria.

Foto: Jucapiga

Un comentario para Palma en el Miraflores de hoy
  1. carlos Responder

    Qué lástima que no hayan muchos comentarios en esta página. Verdaderamente, la cultura solo pertenece a una élite, los jóvenes se recluyen en su “modernidad”. Qué vergüenza pertenecer a esta generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *